Un florero: cuatro opciones

Había una vez una vela de vainilla que soñaba con ser florero. La conocí en la primavera del 2015, en una estantería de una tienda que estaba de liquidación por cierre. Lo nuestro fue amor a primera vista. Bueno, lo nuestro y la etiqueta del 60% de descuento que tenía pegada en el culete.

Vale quisquillooooosos, no era la vela la que quería ser florero sino el recipiente de cristal que contenía la cera aromática. Pues eso: que me la llevé a casa y en cuanto se consumió toda la mecha reutilicé el vasito para llenarlo con flores.

El pobre ya llevaba mucho tiempo sobre la mesita del salón y siempre colocaba las flores con tallos cortos y efecto silvestre. Ya iba siendo hora de cambiar, y por eso me propuse encontrar otras formas de utilizarlo. Aquí está el resultado: 4 alternativas fáciles para decorar con flores que espero que pongáis en práctica 😀

  • Composición paralela vertical

Solo necesitáis unas flores vistosas, un par de hojas grandes y muuuchos tallos para llevar a cabo esta técnica. Si os animáis a hacerlo os será muy útil este vídeo en el que Rosa Valls explica el paso a paso.

Lo primero es encontrar suficientes tallos para rellenar el florero. Yo utilicé cyperus alternifolius aprovechando que necesitaban una buena poda, pero podéis usar cualquier tipo de troncos verdes mientras os aseguréis de que no quede ninguna hojita, ya que al sumergirse en el agua se pudrirían enseguida.

Las flores quedan a vuestra elección pero las calas son una opción económica y elegante para este trabajo. Personalmente me gusta la combinación de verticalidad a distintas alturas de las flores con las líneas curvas de sus propias hojas, pero el único límite es vuestra imaginación 😉

  • Florero cítrico

Un limón, un pomelo o una naranja pueden convertirse en el centro de atención del trabajo si los colocamos cubriendo los tallos.

En este caso no he prestado mucha atención a las flores porque lo que quería enseñaros es el efecto de las rodajas de limón. Un truquito para colocarlas: si primero metéis las flores y luego vais acomodando la fruta será más fácil que no se mueva nada 🙂

Como veis basta con colocar unas rodajas de cítricos tras el cristal, cubriendo los tallos, para añadir interés en la parte inferior. Yo he hecho todo el arreglo en la misma gama de colores, pero si queréis conseguir un efecto más alegre, atreveros con los contrastes! El violeta y el amarillo quedan fenomenal y si combináis distintas frutas el resultado será mucho más personal y atractivo.

  • A distintos niveles

Al principio me parecía imposible hacer una composición alta en este vasito, pero tanto la técnica de Rosa Valls (el primer apartado de esta entrada) como esta opción son formas de darle altura a un florero bajo de boca ancha.

Otra vez más, he utilizado las mismas calas  porque son un ejemplo de flores que solemos colocar en jarrones altos.

 

Para conseguir la distintas alturas he empezado por sujetar con hilo y cinta tape las calas y las hojas largas que podéis ver entre las flores. En este caso son cyperus papyrus, pero podéis substituirlo por vergras, que se encuentra fácilmente en cualquier floristería. Lo siguiente es añadir una fila de evónimo a menor altura y volver a sujetarlo con más cinta tape.

Ahora solo queda añadir un poco de sisal blanco por debajo de las hojas e introducirlo en el vaso de cristal. El último toque son unas hojas de esparraguera a ras del borde del florero y voilá!

  • Cuando menos es más

No sé a vosotros, pero a mí no se me ha ocurrido una forma más sencilla y resultona de llenar este florero. ¿Qué necesitáis? Solo una flor vistosa y una rama de hiedra.

Cuando encontramos un ejemplar tan bonito como esta camelia doble completa con dos tonos de rosa, lo mejor es no añadir mucho más. Las flores así brillan por si solas y si nos pasamos con las hojas podemos restarles protagonismo.

Para darle el toque personal podéis colocar unas piedras en el fondo, algunas hojas finas como vergras, o una guirnalda de hiedra como la que veis en la foto. Para hacerla basta con poner la rama por la parte exterior del recipiente, sujetarla con un alambre fino o un poco de cinta tape, y cortar lo que sobra.

Seguro que se os ocurren muchas otras formas de colocar flores en casa, así que venga ¡manos a la obra!  😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s